10 Ene 2013

Ley de Contrataciones Públicas. Alianza Estratégica. Distinción de la Alianza Comercial.

 

Ley de Contrataciones Públicas. Alianza Estratégica. Distinción de la Alianza Comercial. Mecanismo de excepción a la aplicación de las modalidades de contratación previstas en la Ley (Art. 5 numeral 5 y Art. 6 numeral 24)

La Ley de Contrataciones Públicas dispone en el artículo 5 numeral 5,  que la adquisición de bienes o servicios mediante alianzas estratégicas estarán excluidas de la aplicación de las modalidades de selección allí previstas (concurso abierto, cerrado, consulta de previos y contratación directa).
 
            La propia Ley de Contrataciones Públicas define lo que a los efectos de su aplicación, ha de entenderse por  alianza estratégica. En ese sentido, el artículo 6 numeral 24 establece: 
 
24. Alianza Estratégica: Consiste en el establecimiento de mecanismos de cooperación entre el órgano o ente contratante y las personas naturales o jurídicas, en la combinación de esfuerzos, fortalezas y habilidades, con el objeto de abordar los problemas complejos del proceso productivo en beneficio de ambas partes.”
 
La Ley de Contrataciones Públicas define de forma amplia la alianza  estratégica, de manera que en esta figura puede incluirse todos aquellos acuerdos que desde el punto de vista estratégico permitan la unión, mediante distintas modalidades, del accionar de dos organizaciones para un logro más eficiente de sus cometidos.
 
          Lo que distingue a la alianza  estratégica de la comercial, de acuerdo a la Ley de Contrataciones Públicas, es que la alianza comercial requiere de dos elementos: objetivo común y beneficio mutuo, en tanto que la alianza estratégica puede sólo involucrar al segundo de ellos, esto es, el beneficio mutuo.
 
          En general puede afirmarse que si bien toda alianza puede tener un sentido comercial o no comercial, y en ambos casos debería considerarse estratégico; es lo cierto que la doctrina, distingue, como lo hace la Ley de Contrataciones Públicas, entre la alianza con sentido comercial y la alianza con sentido estratégico.
 
 La alianza estratégica no requiere del objetivo común pero si que represente un beneficio mutuo. Y el objetivo perseguido con la alianza no tiene porque tener un interés relacionado directamente con el aspecto comercial de la organización, sino que puede tenerlo con otro tipo de intereses que igualmente influyen en el éxito de la misma.
 
          Así, la alianza estratégica puede operar para que una empresa pueda “asegurar el flujo ininterrumpido de los servicios básicos que requiere para su funcionamiento; conservar un ambiente que les evite cualquier tipo de perjuicio; reforzar la seguridad en el área donde está ubicada, para prevenir ataques de la delincuencia o desastres físicos; también le interesa que su contexto de inserción tengo un razonable desarrollo general, pues de ninguna manera la conviene la existencia de focos de pobreza u otras formas de patología social en su entorno; por lo tanto, también le interesa estar informada de lo que ocurre en su área de influencia, influir en la toma de decisiones de sistema de gobierno local y disponer de sistemas de comunicación y de coordinación con tantos otros actores sociales con los cuales puede compartir muchos intereses, que son distintos de los intereses comerciales. Todo ello, puede ser objeto de alianzas estratégicas, para el directo beneficio de la empresa, así como de tantos otros con los cuales puede compartir una amplia gama de intereses que no son prioritariamente comerciales.” (García Orcar, en Curso: Alianzas estratégicas simples, ágiles y eficaces, en:

 





    Comentarios